Me encanta jugar a videojuegos. Desde hace muchos años. Sé que para los adultos con los que me relaciono no siempre es fácil de entender y, sinceramente, cada vez me da más igual. Yo sé que algunos de estos videojuegos me han proporcionado experiencias similares a las que he experimentado al leer Los pilares de la Tierra, ver Memento, escuchar Brothers in arms o contemplar El nacimiento de Venus.

Los videojuegos que más me han hecho disfrutar han sido, sobre todo, los que he jugado con Playstation. Antes de eso había dedicado numerosas horas a jugar con mi ZX Spectrum o mi primer PC. Compré mi primera consola de videojuegos allá por 1999 para combatir el aburrimiento provocado por una baja médica y a partir de ahí he sido fiel a la marca, adquiriendo la PS2, PS3 y PS4.

Jamás podré olvidar el miedo que me provocaba jugar a oscuras a Silent Hill, la emoción del final de Metal Gear Solid o la concentración necesaria para superar los retos de Gran Turismo (PSX). El mundo videojueguil cambió sin posibilidad de vuelta atrás con Grand Theft Auto III: San Andreas (PS2). En PS3, uno de los mejores juegos tal vez fuese Metal Gear Solid 3: Snake Eater, aunque, como casi siempre, la trama resultase increiblemente difícil de seguir. Pero el rey indiscutible, colofón supremo a esta generación, fue sin duda The last of us. Aquí resulta muy difícil resistirse a reconocer la producción de videojuegos como algo comparable a otras manifestaciones artísticas (cine, música, literatura). Un argumento adulto, complejo, personajes que evolucionan, se traicionan, se redimen, mueren o sobreviven, dilemas morales, instinto de supervivencia... y zombies. Y en la generación actual (PS4), aunque se acusa un agotamiento creativo, he saboreado maravillas como el canto del cisne de Hideo Kojima en Konami (Metal Gear Solid V: The phantom pain), God of War, Fallout 4 o el divertidísimo y espectacular Uncharted 4.

Ahora espero como agua de mayo el inminente Red Dead Redemption 2, The last of us 2 o la arriesgadísima vuelta al ruedo de Hideo Kojima (Death Stranding).

 

Silent Hill
Silent Hill
Metal Gear Solid
Metal Gear Solid
Gran Turismo
Gran Turismo
The last of us
The last of us
Profesor de Matemáticas del I.E.S. Alborán-Manuel Cáliz. Padre de dos niñas. Pésimo guitarrista y peor cantante.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.